Ser un vocero exitoso requiere esfuerzo y trabajo sostenido.

¿Qué es un vocero? En términos bastante simples, un vocero es la persona responsable de dar la cara en momentos de crisis o cuando se trata de hacer anuncios importantes ante audiencias o públicos clave, en representación de una empresa u organización.

En la práctica, cada persona que forma parte de una empresa puede hablar por ella, mas el vocero, es quien ha sido expresamente designado por la directiva para comunicar, es la voz autorizada. Es sobre quién recae la responsabilidad y la autoridad de emitir informaciones, opiniones y dar noticias. La suya, a diferencia de la del resto de las personas, es la posición oficial y así es tomada por quienes demandan respuestas de la empresa en cualquier situación.

A ser vocero se aprende….

Ser vocero requiere entrenarse en habilidades y destrezas de comunicación pues su accionar puede hundir o llevar a la gloria a la empresa. No es para nada desestimable estar sometido al escrutinio de la opinión pública, eso, creanme, conlleva un esfuerzo supremo y requiere de mucha inteligencia emocional.

Ser vocero no se aprende en un curso de oratoria, mucho menos con más conocimiento y un alto nivel cultural. Tampoco con un profundo conocimiento de la empresa. Eso sin duda importa, pero se requiere más, mucho más.

¿Cuales son las cualidades de un vocero exitoso?

Estas son las cualidades que considero debes reunir si eres el vocero de tu empresa u organización:

  1. Dominio personal y un profundo conocimiento de sí mismo, lo que le permitirá enfrentar las situaciones más complejas con ecuanimidad y buen juicio. No es fácil enfrentar una crisis o hablar frente ante grandes audiencias, requiere autocontrol y asertividad.
  2. Amplio conocimiento de la empresa, sus productos, su clientela, su entorno, entre otros. 
  3. Fuerte compromiso y lealtad con la marca, porque al final del día, un vocero está representando a la marca o negocio. Si bien pueden ser la imagen pública de un producto, deben ser flexibles y capaces de comunicar su visión. Deben ser receptivos a las críticas constructivas de los directores de video y receptivos a las sugerencias. Alinearse con el objetivo principal de la empresa u organización.
  4. Capacidad para tomar decisiones en condiciones de incertidumbre, así como competencias de agilidad mental y adaptación al cambio.
  5. Facilidad de palabra y capacidad de oratoria, ya que el dominio del lenguaje verbal es imprescindible para comunicar de forma efectiva ante una audiencia. Entender el tiempo, la inflexión y el poder de una pausa oportuna pueden marcar una gran diferencia. Un vocero o portavoz exitoso fluye sin esfuerzo con el gesto y palabra.
  6. Capacidad para relacionarse, carisma y empatía, un vocero exitoso no tiene que ser la persona más interesante del mundo, pero algunos de los mejores en publicidad —por ejemplo— tienen esa calidad intangible especial que los hace difíciles de resistir. Parte de su carisma es comprender cómo expresarse de manera convincente o cuándo contagiar con su encanto.
  7. Honestidad, los voceros destacados realmente creen en su mensaje, que brilla aún más al mostrarse en vídeo. Ser una persona feliz que realmente cree en el producto/empresa/organización que representa dará una proyección realmente auténtica.
    Las audiencias gravitan hacia voceros genuinos. La percepción de falsedad es totalmente contraproducente y no deseada. Los voceros exitosos no sienten que están ejecutando una actuación o haciendo el papel de alguien más.
  8. Gozar de credibilidad y respeto, un buen vocero ganará la confianza del público. Lo que lo convertirá en una fuente verdaderamente creíble. Seas un erudito, un funcionario electo, un emprendedor o un testimonio ambulante de los beneficios de un producto en particular, las personas responden a las cifras que provienen de una autoridad. La autoridad y la credibilidad son razones por las que las celebridades son voceros tan efectivos como fuentes.
  9. Buena presencia, Cómo la mujer del César, el vocero “ no solo tiene que ser, sino parecer”. Colectivamente, otorgamos autoridad y credibilidad a las personas que percibimos como bellas. Son vistos como más confiables y honestos.
    No quiero decir que ser un vocero exitoso está limitado a la estética. Sin embargo, hay bastante evidencia que sugiere que confiamos en aquellos que consideramos hermosos y bien arreglados. En este artículo sobre el código del vestir comparto algunas ideas relacionadas.

Finalmente, un vocero debe estar disponible. Esto es algo que no debemos pasar por alto cuando se elige o nos eligen como vocero. Puede parecer obvio, pero en realidad, es increíblemente importante asegurarse de que un vocero potencial de la marca tenga el tiempo. Un portavoz debe ser parte del equipo, y si bien puede ser ventajoso decidirse por una figura pública, es preciso asegurarse de que la persona que ejerza el rol de vocero tenga la disponibilidad para trabajar en el horario de la marca, y no al revés.

Si necesitas ayuda para entrenarte como vocero o en tu empresa están buscando preparar al equipo en la vocería, recuerda que estoy a un click de distancia.