Memes: ¡Directo a la emoción!

La creatividad del ser humano adquiere un carácter exponencial en la era de la comunicación digital y una muestra de ello es la ciencia de la memética. El lenguaje en el ciberespacio se ha apropiado de nuevos recursos que, a través de estrategias poco convencionales, ha impreso un nuevo dinamismo a la expresión del sentir de los ciudadanos sobre la vida cultural, social y política. ¿Quién en nuestros tiempos de redes digitales no ha utilizado una imagen gráfica llena de significado para comunicar una idea, dar una respuesta y generar un efecto inmediato? ¿Quién no se ha montado en la ola de los memes para dar una opinión y apoyar o ir contra una causa usando la sátira y el humor?

El fenómeno de los memes es considerado una de las mayores revoluciones mediáticas de nuestro  tiempo, como en su época lo fue el afiche político o el cartel. Los memes surgen en la era de la comunicación 2.0, donde los usuarios tienen el poder de generar contenido y compartir experiencias colectivas orientando la opinión y cambiando comportamientos a través del uso de las redes sociales.

Por su versatilidad y la facilidad para la viralización, muchas compañías u organizaciones han incluido a este recurso como una estrategia de marketing para promocionar algún producto, servicio o idea e incluso,  simplemente para montarse en la ola de las tendencias del momento.

También los hemos visto en el ámbito de la política y la farándula donde son usados para posicionar o desvirtuar un mensaje y en las estrategias partidistas en las que cada vez más incorporan especialistas en el arte de crear memes.

El origen de los memes…

El concepto de «meme» fue acuñado por el biólogo británico Richard Dawkins, quien en una de sus teorías sobre la evolución cultural, plantea que los rasgos culturales se transmiten por replicación de unidades de información cultural (memes), así como los rasgos genéticos son replicados de generación en generación. Los memes, como los genes, tienen la función de ser propagadores de información: deben ser fáciles de interpretar, con numerosas y persistentes réplicas.

Los planteamientos de Dawkins han sido criticados y cuestionados, sin embargo, el término meme ha subsistido con el paso del tiempo integrándose al lenguaje comunicacional 2.0, sin hacer ninguna alusión al concepto inicial del británico. Por el contrario, encontró un espacio para el humor, la denuncia y la popularización de tendencias en las redes, mostrando la opinión pública del momento.

Es así como el meme tiene relación con un discurso caracterizado de forma icónica a través de símbolos e imágenes con el propósito de difundir ideas, sentimientos y emociones de forma viralizada por la red. Surge de manera espontánea ante cualquier hecho, sirviendo como vehículo de expresión social, y convirtiéndose en una de las herramientas modernas más potentes y efectivas para la comunicación. Sin embargo, el meme cumple únicamente una función de expresión, no siendo su intención la generación de diálogos o conversaciones.

El meme utiliza la sátira y el humor para crear reacciones en cadena y aun cuando la imagen tiende a desaparecer, sus efectos por ser experiencial y lleno de emocionalidad, lo hacen capaz de ser rememorado en el tiempo. Se trata de una herramienta comunicacional de alto impacto que vale la pena considerar al momento de buscar una forma novedosa e impactante de comunicación y cuya aplicación requiere mucho de arte y sintonía con la audiencia para ser exitosa.

Fuentes consultadas

  • Martínez Rolán, Xabier, Piñeiro Otero, Teresa, EL USO DE LOS MEMES EN LA CONVERSACIÓN POLÍTICA 2.0 UNA APROXIMACIÓN A UNA MOVILIZACIÓN EFÍMERA. Prisma Social [en linea] 2017, (Junio-Noviembre): [Fecha de consulta: 5 de mayo de 2019] Disponible aquí. ISSN.
  • nobbot.com
  • neuronilla.com
  • repositorio.uchile.cl
Abrir chat
Consultanos por acá en WhatsApp
Hola! ¿En qué podemos ayudarte?
Powered by